Logotipo Gurasotasuna

 
Estás en:
  1. Programas · Terapia familiar multidimensional

Programa

Terapia familiar multidimensional

Terapia familiar multidimensional

Características

Terapia Familiar Multidimensional es un programa que trata el consumo de drogas y otros comportamientos problemáticos de los adolescentes. La intervención se centra en los factores de riesgo comprobados por la investigación para producir y perpetuar el abuso de sustancias y problemas asociados, tales como el trastorno de conducta y delincuencia. También ayuda a las familias a desarrollar factores de protección y tratamiento. Terapia Familiar Multidimensional es un sistema de intervención de múltiples componentes y niveles. Se utiliza como un medio de evaluación multisistémica y de intervención en los siguientes niveles:

  • Adolescentes, padres y madres de forma individual
  • La familia como un sistema de interacción
  • Las relaciones sociales de la familia y la influencia de éstas en el desarrollo de cada uno de sus miembros.

Las intervenciones se centran en la búsqueda de soluciones y tratan de obtener resultados inmediatos y concretos en los ámbitos más importantes de relaciones individuales y de la vida cotidiana del adolescente: el hogar y la escuela. La intervención ha demostrado la capacidad de reducir significativamente los problemas de consumo de drogas y de comportamiento, así como mejorar el funcionamiento de la escuela, los compañeros y la familia en las siguientes poblaciones de adolescentes:

  • Hombres y mujeres
  • Familias de diversos orígenes socioeconómicos
  • Adolescentes que viven en zonas urbanas, suburbanas y rurales
  • Adolescentes con problemas de abuso de sustancias y con problemas de abuso de sustancias y problemas psiquiátricos
  • Adolescentes en situación de riesgo
  • Adolescentes implicados en situaciones de delincuencia

Edad de los hijos e hijas:
El programa va dirigido a familias con hijos e hijas de12-17 años.

Descripción del programa:
El programa se centra en cuatro áreas: el adolescente, los padres y madres, los sistemas familiares y extrafamiliares (por ejemplo, la escuela, el barrio, los servicios sociales, etc.). El modelo fue desarrollado con el objetivo de intervenir con adolescentes con problemas que requieren una respuesta multidimensional con la finalidad de desarrollar intervenciones apropiadas multisistémicas. El terapeuta considera cada una de esas áreas y actúa en consecuencia en todo momento con el fin de garantizar resultados favorables.

1. El servicio comunitario

El profesional trabaja en colaboración con agentes de libertad vigilada, funcionarios judiciales y padres y madres para utilizar el servicio comunitario como una herramienta para promover comportamientos saludables. El terapeuta tiende a situar al adolescente en un entorno de servicio comunitario adecuado que le permita adquirir las habilidades que necesita para desarrollar los comportamientos esperados.

2. Colaboración comunitaria

El terapeuta trabaja en colaboración con los servicios de la sociales para crear un sistema de apoyo. Los servicios sociales también ofrecen vías para que los adolescentes y sus familias aprendan habilidades que les ayuden a recuperar el control sobre sus vidas. El terapeuta utiliza los protocolos específicos y guías para padres y madres sobre los recursos sociales. Los protocolos y guías se utilizan en las sesiones con los padres, madres y los adolescentes.

3. Entrenamiento para los padres y madres

El terapeuta trabaja con los padres y madres centrándose no sólo en su rol educativo, sino también en sus preocupaciones y necesidades individuales. El profesional ayuda a cada padre y madre a adquirir habilidades de autocontrol y aprender buenas prácticas de crianza y se dirige directamente a las áreas de la comunicación y la crianza que necesitan mejorar. Ofrece la posibilidad de practicar esas habilidades. Si el terapeuta cree que los padres y las madres se beneficiarán de los servicios de formación contacta con los servicios sociales para organizar las sesiones y supervisa su progreso a través de la formación impartida.

4. Colaboración con la escuela

El terapeuta trabaja en colaboración con el personal escolar para ayudar a asegurar que el adolescente recibe apoyo suficiente y tiene experiencias positivas en la escuela. El profesional ayuda a las familias a desarrollar relaciones positivas con los orientadores escolares, el profesorado y la dirección del centro y así, participar más en la escuela. El terapeuta utiliza los protocolos específicos y guías para familias sobre cómo desarrollar con éxito este tipo de relaciones. Estos protocolos y guías se utilizan en las sesiones conjuntas de padres, madres y adolescentes.

5. Desarrollo de competencias

El terapeuta dirige el desarrollo de habilidades individualmente y en sesiones familiares. También utiliza los servicios comunitarios y los protocolos específicos para proporcionar entrenamiento en habilidades de desarrollo. En sesiones individuales con los padres y madres, el terapeuta dirige las prácticas de crianza, habilidades de comunicación, manejo de del enfado, entendiendo el desarrollo del adolescente, trabajando la conciencia del VIH y otras infecciones de transmisión sexual, así como la formación laboral. En las sesiones individuales con adolescentes, el terapeuta trabaja el control del enfado, la prevención del VIH y otras infecciones de transmisión sexual, formación para el trabajo, habilidades de comunicación y habilidades educativas.

6. Consumo de drogas / educación para la prevención

El terapeuta trabaja con el adolescente para tratar el consumo de drogas. Si el adolescente no consume drogas, el objetivo es mantener esa abstinencia. El profesional ayuda al adolescente a evaluar cómo el consumo de drogas afecta a las vidas y las familias. El profesional también trabaja en colaboración con los padres y madres sobre cómo escuchar al adolescente y cómo apoyarle en el abandono del consumo de drogas o el mantenimiento de una vida libre de drogas. Si el adulto abusa de las drogas, el terapeuta trabaja con ese padre o madre para abordar el problema y cómo afecta a las relaciones familiares, contribuyendo así a la recuperación.

7. Colaboración con el sistema de justicia juvenil

En caso de que un adolescente esté en un proceso judicial, el terapeuta trabaja en estrecha colaboración con las autoridades judiciales para ayudar a asegurar que recibe apoyo adecuado y ayuda a las familias a solucionar el caso y evitar detenciones futuras. El terapeuta ayuda a los padres y madres a desarrollar relaciones positivas con los funcionarios judiciales, como el agente de libertad condicional, por lo que se involucran en el proceso judicial. El terapeuta utiliza los protocolos específicos y guías para familias sobre cómo desarrollar tales relaciones. Estos protocolos y guías se utilizan en las sesiones conjuntas de padres, madres y adolescentes.

Resultados:

1. Disminución en el consumo de drogas

  • Disminución del 41-66% en el consumo de drogas a la finalización del tratamiento, mantenida durante hasta un año.
  • Reducción de la gravedad del deterioro relacionado con la sustancia consumida.

2. Un año después del inicio de la terapia:

  • El 93% de los adolescentes manifestó no tener problemas relacionados con consumos.
  • 64-93% de los adolescentes informaron de la abstinencia de alcohol y drogas
  • Disminución de las actitudes y comportamientos negativos
  • Disminución de los comportamientos delictivos y asociación con compañeros delincuentes
    • Disminución de la probabilidad de detenciones o juicios
    • Disminución significativa en las conductas disruptivas y absentismo escolar.
    • Disminución del conflicto familiar, mejora de las prácticas de crianza con los hijos e hijas y mejor funcionamiento general de la familia.

3. Mejora en las actitudes / comportamientos positivos

Mejora del funcionamiento escolar (rendimiento académico y comportamiento):

  • Mayores tasas de asistencia escolar y la mejora de 43% en el rendimiento escolar.
  • Mejora significativa en las calificaciones otorgadas por buena conducta.

Los resultados de los padres y madres:

  • Mayor participación en la vida cotidiana del adolescente y mejora de la relación familiar.
  • Mejora significativa en las habilidades parentales y reducción del estrés.

Los resultados de los adolescentes:

  • Menor abuso de drogas o alcohol
  • Descenso de los síntomas psiquiátricos
  • Disminución significativa en la asociación con iguales que consumen drogas
  • Aumento significativo de la autoestima y las habilidades sociales
  • Mejoría significativa en relaciones familiares
  • Mejora significativa en el comportamiento en la escuela y rendimiento académico.
Sesiones

De 4 a 6 meses. Número de sesiones variable.

Descripción de los materiales
  • Teléfonos móviles para los profesionales
  • Kits de prueba de orina para las pruebas de drogas semanales
  • Audio y vídeo: material de registro y examen de las sesiones (cámara de vídeo, trípode, cintas de video y digitales grabadora digital de audio).
Detalles de contacto

Prof. Howard A. Liddle,
American Board of Professional Psychology-Director, Center for Treatment Research on Adolescent Drug Abuse (CTRADA)
University of Miami Leonard M. Miller School of Medicine
Clinical Research Building, Office 1016 1120 N.W. 14th Street-Miami
Florida 33101
United States of America
Correo electrónico: hliddle@med.miami.edu
Teléfono: +1 305 243 5343
Fax: +1 305 243 3651
Página Web: www.miami.edu/ctrada/

Dr. Gayle Dakof, PhD
Investigator,
Center for Treatment Research on Adolescent Drug Abuse (CTRADA) University of Miami Leonard M. Miller School of Medicine-Clinical Research Building, Office 1010-1120 N.W. 14th Street-Miami-Florida 33101
United States of America
E-mail: gdakof@med.miami.edu
Telephone: +1 305 243 3656
Fax: +1 305 243 3651

Fecha de la última modificación: 10/01/2014
  • Logotipo del Gobierno Vasco
  • Logotipo de Parentalidad positiva
  • Logotipo de la UPV
Euskadi, bien común